La felicidad como triunfo

Felicidad: 

Estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno.

felicidad
¿Es un estado mental o una decisión?

Hace unos días, me encontré con un antiguo compañero al que hacía diez años, si no más, que no veía. Se presentó en mi lugar de trabajo vistiendo sus mejores galas y actuando como si nos hubiésemos visto ayer mismo. Una situación un poco violenta al principio, pero sabes que una conversación de lo más banal está a punto de suceder. Un cómo te va la vida suele ser la mejor manera de romper el hielo. Yo digo que bien, que no puedo quejarme. Trabajo en algo que me gusta, vivo con la mujer más maravillosa del mundo y sigo escribiendo a pesar de no ganarme la vida con ello. ¿Me gustaría tener un trabajo en el que cobrara más? Sí, por supuesto. Pero tampoco he de contarlo todo en la primera cita.

Cuando le toca responder a él, la cosa mejora enteros. Que si tiene su propia empresa y le va, obviamente, genial, que si gana un dineral (un dato innecesario lo mires por donde lo mires) que vive con una chica que está buenísima (poco le faltó para enseñarme una foto) y bueno, que en general, no podía ser más feliz. Yo asentía con una amigable sonrisa, ya que la situación lo requería y tengo la educación suficiente para saber escuchar a pesar de que lo que me cuenta me la trae al fresco. El dinero salió a colación en más de diez ocasiones y que viajar por el mundo y trabajar en tu propia empresa era lo mejor. Escuché su monólogo durante veinte interminables minutos y no volvió a preguntarme por nada. No había ningún interés en saber cómo me encontraba yo, tan solo quería contarme lo bien que le iba a él.

De ahí que, cuando por fin se marchó, me pregunté lo siguiente. ¿Qué necesidad tiene una persona de explicarle a alguien con la que no tienes relación desde hace diez años, que eres un triunfador? Lo que me lleva a otra pregunta ¿es cierto todo lo que me cuentas o mientes como un bellaco para demostrarte algo a ti mismo? Porque, seamos sinceros, no tuve ni el más mínimo sentimiento de envidia. Incluso, tonto de mí, me alegré. Quizá él tuviera la imperiosa necesidad de mostrarse al mundo como un verdadero triunfador porque en realidad no lo es. Tal vez sienta un vacío tal que necesite crear una vida en la que es feliz o tal vez todo lo que me contó fuera cierto. Sinceramente, me da igual.

¿Cuándo te das cuenta de que has triunfado en la vida? ¿En qué momento te dices a ti mismo que has conseguido todo cuanto te proponías y que el momento de ser feliz ha llegado? A mi edad, creo que aún no he llegado a planteármelo. Hay mucho camino que recorrer, amigo mío.

¿Qué es triunfar en la vida?

¿Tener dinero?

¿El tiempo libre?

¿El amor?

La felicidad no es la meta, es el camino.

¿Quiere leer otro relato?

4 pensamientos en “La felicidad como triunfo

  1. Hay que tener cuidado con estos individuos lo único que quieren es encontrar un sparring para sus largos monólogos de esta forma cargan sus pilas de autoestima y enmascaran su débil personalidad

    Me gusta

  2. Cuanto más cuenta y más restriega alguien en la cara de los demás su “vida perfecta”, más de autodelata de que su vida(a no material)está más vacia que el espacio. Somos afortunados de tener lo que tenemos, porque lo valoramos mucho más si es compartido, que no restregado, con quienes nos quieren y realmente les importamos. Este solo venía a llenar su ego y su vida imaginariamente perfecta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s