Elevación

Lo de Stephen King es para quitarse el sombrero. No hay año en que no publique una novela o dos. Larga o corta. Buena o no tan buena. Esta, en concreto se publicó el pasado 30 de octubre del 2018. Una novela corta –144 páginas–, que leí hace un par de días y que saben a poco. Me duró una tarde y la sensación que se me quedó fue la de que había leído un relato largo. Y a pesar de dejarlo todo atado y bien atado, te deja con ganas de más.

…//El artículo continúa//…

Alguien muy cercano

La amo. Desde la primera vez que posé la vista en ella, me vi irremediablemente enamorado. Nunca he amado a nadie con tanta intensidad, en toda mi vida. No exagero al decir que mi corazón le pertenece, y no me importa que suene romántico. En el fondo, todos lo somos un poco.

…//El relato continúa//…

Coherence (Y sus coherencias infinitas)

Una cena que se irá de madre.

En Finlandia, en 1923, el paso de un cometa hizo que los habitantes de un pueblo quedaran completamente desorientados; incluso una mujer llegó a llamar a la policía denunciando que el hombre que estaba en su casa no era su marido. Décadas más tarde, un grupo de amigos recuerda este caso mientras cenan, brindan y se preparan para ver pasar un cometa…

…//El artículo continúa//…

El miedo

En la soledad de la montaña.

Es una historia triste, la verdad, pero que merece ser contada. Al fin y al cabo, es una historia sobre el amor imperecedero de una madre, y de lo que estamos dispuestos a sacrificar por un hijo. Aunque sea una vida.

…//La historia continúa//…

Libros para regalar en Sant Jordi 2020 (II)

Aunque, a día de hoy, está por ver si se celebrará, os traigo la segunda y última parte de qué libros regalar en Sant Jordi. Si has leído alguno, o tienes alguna sugerencia, no dudes en dejar un comentario.

…//Comienza el listado//…

Ciclo Cerrado

A la luz de una bombilla.

El lugar en el que despertó le resultaba familiar. Se levantó del suelo y observó a su alrededor. Se encontraba en un cubículo diminuto con un colchón delgado como una hoja de papel y una taza de wc impoluta en la esquina opuesta. También había una puerta negra metálica, cerrada. Parecía una celda, pero no logró recordar cómo había llegado a ella. ¿Era un prisionero? Se sentía débil, como si no hubiera comido en semanas. ¿Cuánto llevaría sin comer? Tampoco lo recordaba. Ni siquiera recordaba cómo se llamaba.

…//El relato continúa//…

Libros para regalar en Sant Jordi 2020 (I)

Como sabéis, han cambiado muchas cosas por culpa del COVID-19, y una de ellas es la fecha de Sant Jordi de este 2020. Este año se celebrará el 23 de julio, por este motivo os traigo un especial  de “20 Libros para regalar en Sant Jordi”. .

Para no excederme, separaré la lista en dos secciones de 10 libros cada una. El lunes 20 publicaré la última. Empezamos.

…//Comienza el listado//…

Carne a la brasa (Y una muerte inesperada)

¿Suplicarás por tu vida?

Aunque sonase increíble, ser asesino a sueldo, podía resultar aburrido. Para Daga –su alias profesional, su nombre real no sonaba tan peligroso–, sentarse a esperar a su víctima no era en absoluto estimulante. Se cruzó de brazos y aprovechó para acariciar la empuñadura de la Walther nueve milímetros que llevaba bajo la chaqueta. Sentir el tacto frío en la punta de los dedos le reconfortaba.

…//La historia continúa//…

Carlos Ruiz Zafón (Y su legado)

El escritor nacido en Barcelona –y afincado en Los Ángeles–, nos dejó el 19 de Junio del 2020 a los 55 años. Mueren muchas personas cada día, famosas y no famosas, pero reconozco que el fallecimiento de Zafón me ha resultado amargo. No le seguía la pista desde hacía mucho, tampoco sabía que padecía cáncer desde el 2018. Por eso, enterarme de su desaparición me dejó aún más descolocado. Era como si diese por sentado que siempre iba a estar ahí, escribiendo para nosotros eternamente.

…//El artículo continúa//…

La misteriosa historia de Brad “El As”

¿A quién se encuentra uno en un cruce de caminos?

Permitidme que os cuente la historia de Brad “el As”. Un chico al que conocí hace unos cuantos años, y del que casi nadie sabía casi nada. Conocerle me cambió la vida. Ahora, al borde de la muerte, y en la cama del hospital, me gustaría contársela a quien me quiera escuchar.

Hace cinco años más o menos, conducía un camión de varias toneladas. Cualquiera que haya sido transportista se hace una idea de la de horas que pasa uno en la carretera. En mis idas y venidas, descubrí un club llamado “Dante”. Era un tugurio en medio de la nada, pero la comida era buena y el precio aceptable. Me pillaba de paso cuando regresaba del reparto, además el “Dante” disponía de un pequeño escenario donde se celebraban conciertos cada viernes por la noche. Me gustaba la cerveza que tenían y la música en directo, así que me convertí en un habitual.

…//La historia continúa//…