Stephen King sigue siendo el Rey

Larga vida al Rey.

Hoy cumple años uno de los escritores más prolíficos de la actualidad, y también uno de mis autores predilectos. Stephen Edwin King (Portland, Maine, 21 de septiembre de 1947) cumple 73 años siendo uno de los escritores más leídos de la actualidad. Sus libros han vendido más de 350 millones de copias y la gran mayoría adaptadas al cine o la televisión (con mejor o peor suerte). El rey del terror sigue estando en plena forma, y no hay año que no publique una novela (o dos).

Autor de Carrie, Misery, El Resplandor,  It, Cementerio de animales, La tienda, El Misterio de Salem’s Lot… y un sinfín de obras conocidas por cualquier lector aficionado a la literatura de terror y/o sobrenatural y fantástica.

Gracias por regalarnos cientos y miles de horas de entretenimiento, y alguna que otra pesadilla. Gracias por no dejar de hacer lo que más te/nos gusta: escribir.

Felices 73 años. Espero que cumplas 73 más.

¿Quieres leer un relato?

¿O prefieres leer otro artículo?

“Translúcido” ya está a la venta

Después de varios retrasos debidos a la complicada situación que estamos viviendo, “Translúcido“, acaba de salir a la venta. Es difícil describir la sensación de tener tu libro en las manos. Podría ser un sentimiento de realización personal, pero es mucho más que eso. Las impresiones de los que ya lo habéis leído me hace sentirme aún más orgulloso. Gracias a vosotros, me exijo más cada día, para aprender, mejorar, y superarme a mí mismo en la próxima novela (que ya está en marcha).

La increíble portada es de Núria Palacín.
…//Conoce la novela//…

Realidad 7.0 (Parte I)

30 minutos para escoger champú…

Champú y acondicionador “Silverstar”. Era la primera vez que lo veía en las estanterías de cosméticos, pero prometía un cabello brillante y sano. Solo quedaba uno, así que debía de ser bueno. Lo echó al carro y se dio por satisfecho. Había tardado treinta minutos en elegir el champú y otros diez el dentífrico. Y cada vez que iba a supermercado pasaba por lo mismo. Tampoco es que le importara, no tenía ninguna prisa. Nadie le esperaba en casa y no había ningún trabajo al que tuviera que acudir.

…//El relato continúa//…